Tivoli

TivoliNo solo la majestuosa Roma en sí, sino su entorno inmediato impresiona con sus monumentos históricos y culturales. Una de las perlas más grandes entre ellas es Tivoli. Esta pequeña ciudad está  situada en las laderas de las montañas de origen volcánica llamadas “Castelli Romani”.

Tivoli ofrece a sus huéspedes la oportunidad de admirar el panorama sin fin de la provincia romana. Este sitio agrada por su frescura en los días más calurosos de verano. Además te invita a entrar en contacto con los siglos más ricos de historia del gran Imperio Romano.

Desde la antigüedad, este lugar ha atraído a los habitantes de Roma por su ubicación, clima y proximidad a las poderosas cascadas del río Anio. Desde el emperador Octavio Augusto, muchos aristócratas romanos han tratado de construir sus villas aquí. Mecenas, Horacio, Marco Valerio Catulo, el emperador Adriano, los Papas y cardenales romanos eligieron Tibur (el antiguo nombre de Tivoli) como sus residencias de verano.

Desafortunadamente, durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad fue gravemente dañada por los bombardeos de los Aliados. Así se perdió irremediablemente una parte significativa de los monumentos antiguos. Pero hasta el día de hoy se han conservado tres villas famosas  de diferentes épocas. Nos sugerimos visitar con nuestros especializados guías.

Villa de AdrianoLa Villa de Adriano

Construida en el siglo II dC, sirvió de consuelo al emperador Adriano al final de su reinado. Fue también un hermoso museo de arte antigua al aire libre. Se supone que aquí se encontraban las estatuas más famosas. Desafortunadamente, estas, ahora se encuentran en varios museos de todo el mundo. Entre estas estatuas se pueden encontrar el Discobolus, Diana de Versalles, Centauros Capitolinos, Antinoo Capitolino, etc.

Los tesoros de la Villa de Adriano comenzaron a exportarse por el emperador Constantino I el Grande en el siglo IV dC. Su saqueo se completó  en el siglo XVI por el Cardenal Ippolito d’Este, para construir su propia villa aquí, en Tivoli.

Caminando por el vasto territorio de la villa (hasta hoy solo han sobrevivido unas 60 hectáreas de las 300 originales), podemos tener una idea de la grandeza y del poder del Imperio Romano de los tiempos de Adriano. Aquí se encuentra El gran lago rectangular Pechile, delimitado por poderosas paredes (presumiblemente en origen un hipódromo).

Además hay baños termales pequeños y grandes, bibliotecas griegas y romanas, el Patio de Oro, Kanopa. Esto es un estanque rodeado por un collage con estatuas antiguas que se asemejan a una ciudad en Egipto donde Antinous (El amante de Adriano) se ahogó. Estos y muchos otros edificios sobrevivientes de Villa Adriana el día de hoy dejan una impresión indeleble en los visitantes.

Villa GregorianaVilla Gregoriana

Es la “más joven” de las villas de Tivoli, realizada por orden del Papa Gregorio XVI a principios del siglo XIX. Se trata más de un maravilloso parque romántico que una villa tradicional de estilo italiano. Aquí hay numerosas grutas, cascadas, laderas empinadas y colinas, una abundancia de vegetación y rocas. A pesar de su área relativamente pequeña, el paseo más corto a través de la villa tomará al menos 2 horas.

Eso se debe a la abundancia de caminos y hermosos rincones del parque, que por supuesto merecen una visita. Aqui se encuentra la famosa cascada de 120 metros y la pequeña cascada del Bernini. Además puedes fijarte en la Gruta de Neptuno, la Gruta de las Sirenas y varias plataformas de observación magníficas.

En cima de la colina hay un templo redondo de la diosa Vesta, el guardián del hogar familiar. Esto se ha conservado desde el siglo segundo antes de Cristo. Un paseo a la sombra de los árboles, un área picnic cerca de una cascada, la tranquilidad y un número relativamente pequeño de turistas.

Después de una ruidosa Roma traerán un placer excepcional y inolvidables impresiones al visitar esta maravillosa villa.

Villa d'EsteVilla d’Este

Quizás sea la más famosa y hermosa de las villas de Tivoli. Fue construida según el diseño del famoso arquitecto Pirro Ligorio en el siglo XVI, encargado por el cardenal Ippolito d’Este. Esta villa inspiró a Pedro I para construir el increíble conjunto de palacio y parque de Peterhof.

lo más destacados de Villa D’Este son la grandiosa y majestuosa Fuente de Neptuno, la Fuente del órgano musical. En la Ruta de las cien fuentes cada bajorrelieve es un personaje de la comedia de Ovidio “Las Metamorfosis”. Además hay La Rometta “Pequeña Roma”, un complejo de fuentes, obeliscos y estatuas, que encarna la Roma Eterna. Aquí hay la estatua de la Diosa Roma y el lobo, alimentando a Remo y Romolo en el centro.

Además el parque tiene muchos otros rincones interesantes, fuentes, lagos artificiales, así como una magnífica terraza que abre un gran panorama de los alrededores de Roma.

Transferencia y boletos

Traslado en un cómodo auto desde Roma y de regreso:

Durante 4 horas (visitando una de las villas de su elección) – 110 euros (1-4 personas, el costo de las entradas no está incluido).

Para todo el día (visitando dos o tres villas) – 170 euros (1-4 personas, el costo de las entradas no está incluido).

Si desea visitar las villas de Tivoli con un guía profesional, el costo de la excursión se negocia individualmente.

El costo de las entradas para cada una de las villas:

8 euros adultos;
4 euros para niños

En verano también es posible visitar Villa d’Este por la tarde, de 20.00 a 24.00, y admirar las magníficas fuentes y el panorama nocturno del valle. Precio de la entrada: 11 euros para adultos, 7 euros para niños.

para más información y reservación visita la pagina tour o contacta con nosotros a: info@italtraveler.com